2 sept. 2011



Cuando empiezas a extrañar tu niñez 
es porque te das cuenta 
que las heridas de tus rodillas dolían menos 
que las heridas del corazón.